Diario Digital
Ameghino. Bs. As. Argentina - Miercoles, 21 Noviembre 2018 20:31 hs.
Untitled Document
 
25-04-2018 | 09:01
 
Los maestros bonaerenses vuelven a parar.
 
Con la medida de fuerza de hoy, los gremios exigen un incremento que compense la inflación y el tarifazo. Los docentes denunciaron un nuevo amedrentamiento, por la difusión ayer del rechazo a un amparo que habían presentado contra los descuentos por hacer huelga.
 

 Con la medida de fuerza de hoy, los gremios exigen un incremento que compense la inflación y el tarifazo. Los docentes denunciaron un nuevo amedrentamiento, por la difusión ayer del rechazo a un amparo que habían presentado contra los descuentos por hacer huelga.
Los docentes de la provincia de Buenos Aires vuelven a hacer hoy un paro de 24 horas. La medida de fuerza fue ratificada por Roberto Baradel, del Suteba, y Mirta Petrocini, de la FEB: los dirigentes de los gremios mayoritarios del distrito confirmaron que la huelga se mantiene a pesar de la decisión de la Justicia de La Plata, que no hizo lugar a un pedido de amparo contra los descuentos por los días no trabajados. También advirtieron que la gobernadora María Eugenia Vidal no puede pretender que los maestros acepten salarios por debajo de los 20 mil pesos, “en este contexto de inflación y aumento de las tarifas”.

En vísperas del nuevo paro, ayer se difundió inesperadamente un fallo del Tribunal del Trabajo 4 de La Plata que, dos semanas atrás, había rechazado una cautelar presentada por los docentes para impedir que la gobernación les descontara los días de paro que cumplieron en marzo.

El fallo fue firmado el 9 de abril por Soledad Moreyra, Rodolfo Francisco Martiarena y Adela Di Stéfano. Los jueces apuntaron que –en ese momento– no había ninguna resolución de la cartera educativa provincial que oficializara los descuentos, ni tampoco se habían liquidado los haberes en cuestión, por lo que no correspondía hacer lugar a la cautelar. Es decir, no se avalaron los descuentos porque oficialmente no se habían aplicado, Pero la oportunidad en que la resoluciòn llegó a los medios resultó transparente. “El único objetivo es asustar a los docentes –consideró María Laura Torre, secretaria adjunta del Suteba–; amedrentarnos, utilizar políticamente el fallo para frenarnos.”

Los descuentos como medida de disuasión de los paros son una herramienta de uso habitual en los conflictos laborales. Su resolución más común es que el dinero retenido es devuelto una vez que se firma el acuerdo paritario: se vuelven parte del paquete que se negocia. El problema para los sindicatos docentes es que, bajo la administración macrista, puede no haber acuerdo, ya que la apuesta de Cambiemos es a diluir el conflicto mediante su desgaste. Como se sabe, hay una decisión de utilizar la paritaria docente como ejemplificadora hacia los demás trabajadores. A Cambiemos le importa más exhibir su poder de disciplinar los reclamos que demostrar capacidad de negociación. En este marco, el año pasado la gobernación pagó incluso premios a los maestros que no adhirieron a las huelgas, una medida que, aunque denunciada por antisindical, volvió a poner en el escenario este año.

La negociación salarial de los docentes está empantanada desde el inicio de las clases. Durante febrero y marzo, el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, ofertó un 15 por ciento de aumento, en tres tramos, para todo 2018. La semana pasada, en la última reunión, reformuló su propuesta: la acotó al primer semestre –con la promesa de reabrir las conversaciones en julio– y propuso un 10 por ciento, en tres cuotas. Este esquema fue rechazado por los sindicatos, que advirtieron que se trata de una oferta peor que la inicial.

La gobernadora Vidal ya cerró un acuerdo con los principales gremios estatales por el 15 por ciento. Al explicar las razones del malestar de los maestros, la titular de la FEB recordó que “las mediciones marcan que durante el primer trimestre la inflación fue del 6,7 por ciento, y se proyecta que para abril llegue aproximadamente al 9 por ciento”. Petrocini insistió de esta manera en que la provincia debe incluir una cláusula gatillo.

Para la dirigente, el anticipo que la provincia dio a los docentes “a cuenta del acuerdo” ya muestra su insuficiencia. “Incluso con esta imposición de adelanto, los trabajadores quedan entre 1 y 2 puntos por debajo de la inflación durante el primer semestre. El adelanto de un 5 por ciento y de otros 3 puntos decretado por el gobierno luego de fracasar la última paritaria se paga por única vez. Son 540 pesos por mes que no se agregan al sueldo”. Petrocini se preguntó: “¿Cómo se puede hacer frente a tarifas de luz o de gas con 540 pesos por mes?”.
Pagina12

  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

click en foto para ampliar

 
Diario Digital
Todos los derechos reservados © 2014